Vine Cámera: existe la vida después de Vine

Sin lugar a dudas, Vine marcó una eṕoca en el mundo del video por Internet. Sin embargo, sus propietarios no supieron desarrollar la aplicación y esto llevó a que cada vez tuviera menos impacto entre las redes sociales. Y así fue como terminó cerrando a poco de haber nacido.

Vina Cámera es lo que quedó de Vine. Se trata de una aplicación que recupera el sistema de grabación y sus recursos, así como la característica propia de la red social extinta: los 6 segundos de duración máxima.
¿Alcanza esto para tratar de satisfacer la falta de Vine entre los viners? Algo sí y algo no. A pesar de todo, Twitter no es lo mismo que Vine. No hay cuenta de repeticiones del video, por ejemplo. No está ese frenesí propio de la comunidad viner, que supo multiplicarse. Y, sobre todo, faltan esas categorías que permitían relacionar un video con otros por temática.
Twitter es la máxima responsable del colapso de Vine, primero, porque no supo integrarla a sus servicios desde el principio, y dejó que se extendiera. Segundo, porque no supo desarrollar la aplicación. En tres años no hubo novedades, y cuando apareció Beyond the Vine, la posibilidad de grabar videos más largos, conservando una previsualización de 6 segundos, decidió que debía cerrar. Tercero, porque no supo generar una red de comunicación con sus creadores, ni les facilitó la posibilidad de generar ingresos. Vine podía haber sido la forma en la que Twitter pudiera hacer dinero con publicidad, pero dejó pasar la posibilidad. Mientras tanto, Instagram no tuvo problemas en llevar campañas publicitarias a su timeline, a pesar de que esto puede resultar tedioso.
Vine Camera permite grabar videos de 6 segundos, con planos múltiples, solamente presionando en la pantalla, con o sin flash, con cualquiera de las cámaras que tenga el celular. Graba videos con la extensión webm, por lo que no se pueden compartir directamente en Instagram, pero se pueden subir a Twitter y enviarlos por whatsapp, llevarlos a Youtube.
También se pueden grabar fragmentos y subir videos que se hayan grabado con la cámara común del celular.
Vine, no ha desparecido. No crecerá más, pero por lo menos, lo que haya sido hecho hasta el último día en el que estuvo vigente, se puede ver, como si de un museo se tratara. Lo que ya no se puede hacer es bajar todos los videos propios con un archivo .zip. Los videos se pueden bajar uno a uno.
Habrá que analizar cómo es la respuesta del público ante Vine Camera, y ver cuál es la huella que dejó Vine en la sociedad del nuevo milenio.

Comentarios